martes, 23 de diciembre de 2008

Gabriel Fauré.- In Paradisum



Este año caía en domingo, así que no hizo falta marcarlo en rojo en el calendario. Aunque otros años lo hago. El 21 de diciembre es una fecha especial, en mi anuario personal, es el día de la esperanza. Aunque sé que queda por delante el invierno [este año, más gélido que nunca] el sol empieza a abrirse paso. Los días empiezan a crecer. El año acaba para cambiar de piel en uno nuevo.

Este año no fue excepción. El rojo del calendario marcó la llegada del invierno y el fin del otoño y con él la bienvenida de Pablo y la partida de la abuela de Marta. Y yo te lo explico con el corazón alegre y en pena, desde mi ventana, torre roja sobre la vida, sonriendo con lágrimas en los ojos, con el sol en la cara.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Cumpleaños


No quise decir nada, entre tanto jaleo con las vacaciones a la vuelta de la esquina, los alumnos estaban insoportables. Así que pensé que sería mejor así. Reconozco que me costó, sobre todo con los más pequeños, me moría de ganas de decirles "hoy es mi cumpleaños, hagamos una fiesta!" Impulso que reprimí enseguida, en el mismo momento que empezaron a gritar, a empujar y lanzarse bolígrafos,... No había opción. Sería mi secreto. Así que me acostumbré a sentir su calor, a sonreir ante los alumnos, a poner distancia entre ellos y mi sonrisa e incluso, empujarlos fuera de mi nube, cuando alguno pretendía encaramarse hasta allí. El móvil no dejaba de anunciar la llegada de mensajes, que hacían crecer mi secreto [y mi sonrisa] como una bola de nieve.

En la sala de profesores todo fue diferente. Pude dejar libre el secreto, que corrió de boca en boca de la mano de unos bombones.

De vuelta a casa, tras la visita de papá y mamá el día de antes todo parecía más luminoso. Me dejé llevar por esa luz hasta la cama, donde dormí hasta que me despertó el teléfono. Y otro día habría sido odioso, pero ayer lo disfruté. Medio dormido aún, conseguí conectar un par de pensamientos y quedar para cenar con Mercé, que además invitó [tantas cosas que agradecerle!]

Y al llegar a casa el Facebook estaba lleno de felicitaciones y los deberes de los niños corregidos y me topé con mi hijo en el Messenger y todo estuvo bien. Y me fuí a dormir cansado y contento, esperando las vacaciones que empiezan mañana.

Y hoy, Víctor me envió esta foto.

Así fue mi primer cumpleaños de las montañas. Suerte de saber la suerte que tengo.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Toña, la negra.- Quiero


Yo no la conocí y cuando he leído su muerte hoy en los titulares de un periódico, me ha costado mucho reconocerla: Enluta el espectro político nacional la muerte de doña Amalia Solórzano. De hecho, si no fuera por ser una noticia de México y ocupar una página entera, hubiera pasado a la siguiente noticia.

Pero sigo leyendo,
Como esposa del general Lázaro Cárdenas participó en momentos clave de la vida del país y empiezan a llover por mi cabeza grandes barcos en blanco y negro, llenos de gente, el puerto de Veracruz, huidas precipitadas de una guerra incivil, pantalones cortos y niños asustados mientras suena Toña, la Negra, México el puerto de la paz, Lázaro Cárdenas y su esposa que acogieron a tantos republicanos, México que jamás reconoció la dictadura franquista.

México y Cárdenas, tan olvidados en España! pobre España, tan olvidadiza, tan ingrata...


Puedes saber de Don Lázaro Cárdenas en Wikipedia ysi quieres ver fotos a gran resolución, puedes ver el archivo de Life

viernes, 12 de diciembre de 2008

Roger Mas.- Anem



En diez días espero ser rico, en una semana empiezo vacaciones y en cinco estaré de fiesta celebrando mi cumpleaños. No sé si sea todo esto o ninguna de estas razones, pero no encuentro el momento de escribir [que es la mejor forma de decir que tampoco encuentro qué escribir... pero eso llegará].

Lo que sí es cierto es que no puedo dejar de escuchar esta canción. Me gusta la música, la letra [de Verdaguer, por cierto] y el video. Y hasta el nombre del disco: les Cançons Tel·luriques [las canciones telúricas]. Me da energía y ganas de caminar, aunque el destino apuntado por Verdaguer no es el mismo que el mío.


Traducción:

Ya he navegado suficiente
por estos mares de la tierra
de golfos de inquietud
y olas de tristeza.

Barquita mía, vamos,
vamos barca mía,
hacia el mar del cielo
que está hoy sereno.

Aquí navego a remo,
allá lo haré a vela,
sin temer los arrecifes
ni las tempestades.

Ay! en el mar de aquí
tiburones hay y ballenas;
y en el de allí todo son
blanquísimas ninfas
floridas en azul
entre estrellas desgranadas.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Estanislau Verdet.- Per Fer Pais...



[traducción al español más abajo]
Tots els pares creuen que els seus fills mai creixerean. O al menys, els que jo conec. Així ho creien els meus pares i així ho creia jo, i més d'en Pau.

En Pau que és fill de la Montse. La Montse que duia el Món. El Món que no era una altra cosa que una petita i meravellosa porció del Globus Terraqui davant el meu institut, on vaig passar moltes hores, potser més que a les aules. Allà vaig aprendre moltes coses: a escoltar, a fer cafè, llegir contes, fer dormir els nens, plorar els amors perduts i estimar la Bossa Nova.

Pau i Montse vivien encara a la rerabotiga del Mòn un día que vaig anar a buscar el Pau a l'escola. En aquell breu espai, el Pau se'm va fer gran. Tot just creuàvem el carrer quan un cotxe va passar a tota velocitat i ens vam espantar. Vaig fer el nen enrere, cap a la vorera i vaig mirar emprenyat el conductor. Pau li va dedicar un calificatiu que avui no vull reproduir i que llavors jo no podia imaginar que coneguès.

Sorprès, pel cotxe i el mot, vaig agafar el Pau de la mà i vaig dir-li que aquelles paraules no s'havien de fer servir. Sempre he cregut que la millor forma de fomentar alguna cosa és prohibir-la. I la millor forma que se'm va acudir llavors va ser ensenyar-li paraules com "galifardeu!", "bleda assoleiada", "aixafaguitarres", "bordegàs" o "gamarús"

Llavors el Pau, aixecà la vista i mirant-me directament els ulls i amb posat seriòs em preguntà:
- Però Víctor, tu saps que és un gamarús?

Mut, només vaig poder dir ...no

Prenent aire i respectant totes i cadascuna de les pauses, em va respondre:
- Doncs, un gamarús és un ocell amb els ulls grans que vola de nit i menja ratolinets.

Vam caminar en silenci fins arribar a casa. De fet, jo no trobava els mots. Al arribar a casa i saludar la Montse, tot semblava ser com sempre i tampoc no vaig dir res. Però el Pau s'havia fet gran.

__________________________________

Todos los padres piensan que sus hijos jamás crecerán. O al menos, todos los que yo he conocido. Así lo creían mis padres. También yo lo pensaba así, y más de Pau.

Pau, el hijo de Montse. Montse que llevaba el Món. El Món que no era otra cosa que una maravillosa y diminuta porción del globo terráqueo frente a mi instituto y donde pasé muchas horas, tal vez más que en las aulas. Allí aprendí muchas cosas: a escuchar, a hacer café, a leer cuentos, llorar los amores perdidos, acostar niños y a amar la Bossa Nova.

Pau y Montse todavía vivían en la trastienda del Mòn un día que fui a buscar a Pau a la escuela. Y en aquel breve trayecto, Pau se me hizo mayor. Íbamos a cruzar una calle cuando pasó un coche a toda prisa y nos asustamos. Yo aparté al niño hacia la acera y miré al conductor enfadado. Pau le dedicó un calificativo que hoy no quiero reproducir y que entonces, yo no podía ni imaginar que él conociera.

Sorprendido, por el coche y el improperio, quise decirle que aquellas palabras no se debían utilizar pero siempre he pensado que la mejor forma de fomentar algo es prohibirlo. Y en aquel momeno, lo único que se me ocurrió fue mostrarle otras palabras más adecuadas. Así que le enseñé palabras como: mequetrefe, zascandil, pelado o mochuelo.

Entonces Pau, levantó la vista y mirándome directamente a los ojos, con gesto serio me preguntó:
-Pero Víctor, ¿tú sabes qué es un mochuelo?

Mudo, sólo pude decir ...no

Él, tomando aire y respetando todas y cada una de las pausas, me contestó:
-Pues, un mochuelo es un pájaro de ojos grandes que vuela de noche y come ratones pequeños.

Caminamos en silencio hasta llegar a casa. De hecho, yo no encontraba las palabras. Al llegar a casa y saludar a su madre, todo parecía ser como siempre y yo tampoco dije nada. Pero Pau ya era mayor.

The Beatles.- I'm so tired



Dormir, dormir, dormir,... es todo lo que necesito. Ni siquiera amor: Todo lo que necesito es dormir.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Paquita la del Barrio.- Cheque en blanco



Pero que mal te juzgue
Si te gusta la basura
Pero mira que locura
Pero para ti esta bien

pero que mal calcule
Yo te creia tan decente
Y te gusta lo corriente
Por barato yo que se

Y no canto de dolor
Yo no busco quien me quiera
Ni pretendo financiera
Que me avale lo que soy

Yo, yo no soy letra de cambio
Ni moneda que se entrega
Que se le entrega a cualquiera
Como cheque al portador

Lo que si te agradeci
Es que tomaras en cuenta
De que yo no estoy en venta
Mucho menos para ti

Amor, si eres hombre de negocios
Todo lo quieres con socios
Ahora si ya te entendi

Ay, me decepcionaste tanto
Que ay te dejo un cheque en blanco
A tu nombre y para ti

Es por la cantidad que quieras
En donde dice desprecio
Ese debe ser tu precio
Y va firmado por mi

domingo, 23 de noviembre de 2008

Billie Holiday.- When You're Smilin'



Cuando la vida no da motivos para sonreir, habrá que sonreir para que lleguen los motivos.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Amparo Ochoa.- Juan Sin Tierra



Antes que nada, pido perdón a todos los mexican@s que léeis este blog. Porque en el día de la Revolución, y como homenaje al querido México, no voy a citar al Cura Hidalgo, ni a Benito Juárez, ni siquiera a Juan Rulfo, Monsivais, Carlos Fuentes, Octavio Paz o León Portilla. En el día de la Revolución, posteo a una canción compuesta por Víctor Jara, nacido en Chile pero de voz universal. Porque creo que nadie ha contado mejor la historia de México y, menos en tres minutos de canción.

La versión que ahora escuchas la canta Amparo Ochoa. Y las imágenes que la acompañan retratan el penúltimo de los dramas de la historia de México: la emigración al gringo, los que lo consiguieron, claro.

...Mi padre fue peón de hacienda
y yo un revolucionario
Mis hijos pusieron tienda
Y mi nieto es funcionario

Gritó Emiliano Zapata
"¡Quiero tierra y libertad!"
Y el gobierno se reía
Cuando lo iban a enterrar

domingo, 16 de noviembre de 2008

Miguel Bosé.- Amante Bandido


No recuerdo el nombre oficial, para mí siempre será la Plaza de la Calle Saint Gaudens de Barbastro. No muy lejos de casa de María Jose, la calle se abre y deja espacio para un gran tablero de ajedrez pintado en el suelo frente a un kiosko de música, una docena de árboles perfectamente alineados en dos hileras, algunos columpios y otro kiosko más pequeño, pero más importante, el de las chucherías.

Durante mi infancia pasé allí muchas horas jugando a pillar o esperando a mi madre que se acababa de encontrar con una amiga de la infancia y tenían que explicarse las novedades, entonces llegábamos tarde a comer y yaya hacía ver que se enfadaba.

Yaya era también la que encargada de llevarme a la peluquería, también en la plaza Saint Gaudens. A mí me encantaba ir con ella porque íbamos cogidos del brazo, y si nos encontrábamos con alguien me presentaba como su novio. Pero también porque ya sentado en el sillón del peluquero, podía elegir el peinado que más me apeteciera, y a yaya siempre le gustaba. Yo siempre era el más guapo.

De cualquier forma, yo siempre pedía el mismo peinado: el de Miguel Bosé. Eran los años de Sevilla y el Amante Bandido y yo me quedaba fascinado ante la tele, cada vez que ponían el video.

Hoy ya no me gusta Miguel Bosé, pero mientras me tomaba el café de la mañana he vuelto a oír la canción y no sé si es la edad, el café, la falta de pelo o las pocas ganas de trabajar, pero todo ha desembocado en un sentimiento agridulce donde se mezclan yaya, la arqueología y estos pocos pelos que me quedan, pero nunca más renunciar a ser lo que fuí.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Cesária Évora.- Sodade



Mi vecino se llama Nuno. Es portugués. Llegó aquí hace cinco años con la fiebre de la construcción. Primero él y después su mujer.

Nuno tiene mi estatura, pero es mucho más musculoso que yo. Nuno trabaja mucho, de lunes a sábado de ocho a seis de la tarde. Se nota que su mujer se esfuerza en elegirle la ropa, pero cuando él llega a casa cada noche, sus ropas están sucias y huelen a alcohol.

Hace unos días me encontré con él en el ascensor. Nos presentamos y sin apenas preguntar, me explicó que había venido aquí a trabajar, para ahorrar y regresar a Portugal, donde su mujer montaría una peluquería de señoras y él se dedicaría a cualquier cosa. Nuno no estudió y vive de sus manos.

Pero el país es pequeño y ya no queda espacio para construir. Los jefes de Nuno decidieron recortar su horario. Ya no trabajarás los sábados, le dijeron. Y tampoco harás horas extras. Y Nuno no sabe qué hacer. Nuno sabe trabajar, pero no sabe cómo esperar. Nuno sabe construir edificios, colocar encofrados, instalar bajantes, pero no sabe qué hará si el negocio no remonta en seis meses.

Unos parientes regresaron a Portugal en Mayo. Pero en septiembre ya estaban de vuelta. Allí está peor, Nuno. No vuelvas, le decían. Nuno sabe que es cierto, pero se resiste a creer y llama a su hermana, que vive en Francia, en la Banlieu de París. Trabaja limpiando escaleras y el piso de alguna vecina... La hermana de Nuno vive bien, o eso le ha dicho a él. Y Nuno piensa en saltar la frontera y plantarse en Francia con su maleta, sus manos, su mujer y los sueños de peluquera.

Nuno sabe que los grandes jefes del mundo se van a reunir para hablar de la crisis, que intentarán fortalecer la economía y cambiarlo todo para que nada cambie. Nuno sabe. Pero ¿saben ellos de Nuno?

lunes, 10 de noviembre de 2008

Myriam Makeba.- Khawuleza



Ha muerto Myriam Makeeba. Otro angel negro que regresa al cielo tras una vida de denuncia del infierno en la tierra de Sudáfrica.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Arvo Pärt.- Fratres


Me sorprendió ver las nubes. No porque estuvieran allí, como siempre, sino porque hacía tiempo que yo sólo miraba al suelo.

Desde mi ventana, las nubes se mostraban especialmente insolentes, ignorando a las montañas ya nevadas, que parecían estirarse y ponerse de puntillas para así, arañarles la panza y retenerlas entre las valles.

Convencidas ya de su vano intento, las montañas se reían por lo bajo, crujiendo los dientes. Ellas llevan aquí mucho tiempo y han visto pasar a muchas como ellas e incluso mejores y saben que su destino no es otro que precipitarse al vacío, tal vez en forma de nieve. Y entonces las montañas, que no tienen piedad, mirarán a las nubes con sorna para decirles, vés? te lo dije.

Como aquel retrato en la pared. Durante aquella excursión. Cuando la nieve no nos dejó avanzar más allá. Era Abril. Tú tomaste la cámara y sacaste la foto. Yo miré al objetivo resignado... Quería enseñarte mi refugio en la montaña. Click! Ya no lo volvimos a intentar...

martes, 28 de octubre de 2008

Julie Depardieu & Moto.- Born To Be Alive



Nadie te ve. Así que aquí, entre tú y yo, lo puedes confesar. ¿Cuántas veces has bailado esta canción? O mejor dicho, ¿cuántas veces recuerdas haber bailado esta canción? Yo unas cuantas, pero hace ya mucho tiempo. Eso fue antes de que empezara a llover y a nevar [hoy las montañas ya amanecieron blancas], antes de empezar a corregir, antes que llegara el frío. Antes.

Y parece mentira, pero estoy de vacaciones. Preparando material y corrigiendo. Trabajando bajo este cielo gris que no me deja salir de casa. Pero siento que nací para vivir [y aquí en casa, bailo, aunque no nací para bailar].

Pd.- Me gusta mucho el homenaje de esta canción a esta otra que seguro conoces.

lunes, 27 de octubre de 2008

Jorge Drexler.- Sanar



[Para las chicas amorosas]

Será demasiado tiempo libre o el otoño, o que he vuelto a hacer cosas que prometí no volver a hacer. Pero no puedo dejar de escuchar esta canción, recordar cuando Víctor me la envió y preguntar ¿Pero cuando?

Las lágrimas van al cielo
Y vuelven a tus ojos desde el mar
El tiempo se va, se va y no vuelve
Y tu corazón va a sanar
Va a sanar
Va a sanar

La tierra parece estar quieta
Y el sol parece girar,
Y aunque parezca mentira
Tu corazón va a sanar
Va a sanar
Va a sanar
Y va a volver a quebrarse
Mientras le toque pulsar

Y nadie sabe por qué un día el amor nace
Ni sabe nadie por qué muere el amor un día
Es que nadie nace sabiendo, nace sabiendo
Que morir, también es ley de vida.

Así como cuando enfríe
Van a volver a pasar
Los pájaros, en bandadas,
Tu corazón va a sanar
Va a sanar
Va a sanar

Y volverás a esperanzarte
Y luego a desesperar
Y cuando menos lo esperes
Tu corazón va a sanar
Va a sanar
Va a sanar
Y va a volver a quebrarse
Mientras le toque pulsar

sábado, 25 de octubre de 2008

Tindersticks.- Until The Morning Comes


Para Merche, por prestarme su paraguas y su hombro.

Yo tenía una novia. Hace mucho tiempo de eso. Yo tenía una novia y durante un tiempo ella me tuvo también. Fue la primera y la quise mucho, pero poco a poco, yo me fui perdiendo. Me perdí hasta no saber si la amaba. Me perdí hasta olvidarme de mí. Y fue entonces cuando la perdí. Por siempre. La perdí.

Entonces aprendí a caminar solo. Aprendí que soy fuerte. Aprendí que nadie sabe lo fuerte que es hasta que decide caminar solo.

Volví a encontrarla algunos años más tarde. En otra ciudad. Pero ya eramos otras personas viviendo diferentes vidas, con otras gentes. Fue una de esas tardes, que luego se hacían noches, cuando yo conocí a la que hoy es mi ex.

A ella la conocí en un tren. Yo me acababa de despertar y creí que formaba parte de mi último sueño. Así vivimos durante 5 años, soñando. Nos amamos hasta perdernos. Hasta que ella se perdió y decidió perderme. Y así, se convirtió en mi ex mujer, mi ex amante y mi ex amiga.

Me volví a perder en lo más profundo, oscuro y solitario. Cambié de casa, de país, de oficio y de vida. De aquellos días me quedan algunas cajas y muy buenos amigos. En una de esas cajas, guardé también un anillo, mi corazón y muchos recuerdos. Pero me levanté, volví a caminar y a aprender.

Y así, poco a poco, yo iba recolocando mis viejas cajas en esta nueva vida. Hasta hoy, cuando un huracán certero llegado de Costa Rica se precipitó sobre mi pequeña casa nueva. Es otoño y así debe ser, así que no me preocupé, me prestaron un pequeño paraguas para resguardar mi alma y mis zapatos y me dispuse a ver llover. Incluso me acerqué a ella [de nombre Marina] para agradecer su llegada.

Se hizo la calma y Marina siguió con su conferencia de lluvia. Aunque cuando me quise dar cuenta, mis zapatos estaban ya totalmente mojados y mis ojos se empañaban. Y de poco servía ya resguardarse en un bar o escuchar a los Tindersticks. Afuera, sólo quedaban las calles mojadas, pero yo no podía dejar de llorar.

Al volver a casa, solo, he tendido la colada y he visto que la lluvia se había colado entre las rendijas y mis recuerdos estaban empapados. He roto a llorar escuchando Still trying to find a home, esperando la llegada de la mañana. Solo, pero no tan perdido esta vez.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Nina Simone.- Revolution



Conclusión a un comentario de texto sobre los "Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789):

...Para concluir, podemos decir que el pueblo francés obtuvo los derechos del hombre y del ciudadano mediante una Revolución y que la Asamblea Constituyencte Francesa había publicado una serie de artículos indicando estos derechos. Pero hoy día, podemos ver que las mujeres no tienen los mismos derechos que el hombre, y la justicia debe arreglarlo, o sino [acabarán?] haciendo otra revolución contra el estado para que tengan los mismos derechos.

Ojo al parche! y ojo también al video de Nina Simone, haciéndo suya la canción de los Beatles.

martes, 14 de octubre de 2008

They Might Be Giants.- The Mesopotamians



Estoy corrigiendo mi primer examen [chispas!]. Una sencilla prueba sobre cronología: A qué siglo pertenece el año 1589? Escribe las diferentes Edades de la Historia (en orden, por favor)... Y los resultados no dejan de sorprender... y no todos por malos!

Si te ha gustado, puedes seguir aprendiendo con They Might Be Giants aquí. En este video nos enseñan a contar hasta 12!

miércoles, 8 de octubre de 2008

Radiohead.- House of cards



Después de varios intentos de recuperar esta entrada, cuelgo un breve resumen del texto anterior, que venía a decir que ya tengo casa en Andorra y que ya encendieron la calefacción.

También decía que estás formalmente invitado/a.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Elliott Smith - Waltz #2 (XO)


Conocí a Álex en un seminario organizado por un gabinete de psicólogos: Yo acababa de empezar el tratamiento, él hacía ya años que aprendía a lidiarlo. Me gustó su valentía para decir lo que pensaba y su honestidad. Me gustó su forma de pensar y vivir. Y pensé que yo también lo podía conseguir.

La siguiente vez que nos vimos, con otros amigos también conocidos en el seminario, él pidió un vichy catalán con una rodaja de limón, como yo. Aquel día empecé a conocerlo y me gustó saber que su seguridad y su valentía nacían de unas dudas parecidas a las mías, me gustó también compartir historias que yo creía solo mías y que él también había vivido.

Hace unas semanas, le escribí para decirle que me había ido de Barcelona, que ahora vivía en Andorra. Me contestó que se alegraba mucho por mí, que estaba a punto de publicar su libro y que ya tenía página web. Y me gustó. Me gustaron sus fotos, me gustó la música que eligió para su web, pero sobre todo, me gustó saber que, aunque estemos lejos, seguimos caminos paralelos.

Puedes ver su web aquí

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Sufjan Stevens.- Chicago



Para Pau, que está en Chicago. Para Jordi, que me pasó el disco y para Sufjan Stevens, porque todas las canciones que he colgado de él (con esta van 3) no hacen justicia a su optimismo:

No podían estarse quietos. La emoción de una fiesta en medio de la montaña -así le llamaban ellos- les llevaba a correr saltar, curiosear entre los árboles, buscar jabalíes y miles de juegos más que no consigo recordar. Desde luego, las voces de los padres pidiéndoles que se quedaran a su lado servían de muy poco, o de nada.

Aquel día, después de hablar con los padres de cual sería su misión y les había repartido pinturas, papeles, lápices, una cuerda, vendas para los ojos... Por fin, conseguí reunir a todos los niños en un círculo, nos dimos las manos y nos sentamos en el suelo. Aquella era la señal, la fiesta había empezado y me obedecían sin despegar los ojos de mí. Cómo algunos distraidos no se habían sentado con el grupo, esperamos cinco minutos que ellos aprovecharon para hablar y comentar sus hipótesis sobre lo que iba a pasar.

Habían pasado ya casi tres semanas, cuando Montse, en su casa, me pidió que le organizara la fiesta de cumpleaños y Pau me había preguntado con esa cara sería que jamás he vuelto a encontrar en un niño de 8 años: Víctor, ¿tú eres mi padre? Yo me quedé pálido. No lo era y así se lo dije. Yo era su amigo. Él parecía satisfecho con la respuesta y las nubes abandonaron sus ojos. Seguimos jugando y ahí acabó todo.

Hasta el día de la fiesta, en el Parque. Entonces Pau se me colgó del cuello, me abrazó, y con la mejor de las sonrisas le dijo a su amigo Guillem: mira, este es Víctor, no es mi padre. Es mi amigo.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Sufjan Stevens.- Size too small



Lo primero que me sorprendió al llegar a Andorra fueron las distancias. A decir verdad, eso sucedió algunos meses antes, cuando hablando por teléfono con Fernando nos jugamos unas tapas en la Cava Baja. La apuesta consistía en averiguar la superficie de este país. Yo dije cualquier barbaridad, él se quedó a 2 kilómetros cuadrados de distancia y aún le debo sus tapas y cañas por La Latina.

En mi última entrevista de trabajo, cuando me dieron el sí definitivo y me explicaron el pequeño laberinto que debía atravesar hasta llegar a las aulas del Lycée, la pequeñez del país se me hizo mucho más patente. Resumiendo, puedo decir que la coordinadora de enseñanza de catalán e historia en el Lycée francés me explicó con tanto detalle el trayecto que debía realizar desde el Ministerio de Educación hasta la oficina de Extranjería que tardó más en encontrar las palabras que yo en llegar al dicho lugar. Eso por no hablar de la expresiones como: debes salir de la ciudad, tomar la carretera nacional, el complejo desvío en forma de Scalextric, el giro a la izquierda por la cuesta hacia abajo o que me ofreciera su número de móvil por si acaso tuviera algún problema para encontrarlo. Tardé 10 minutos -contando el rato que pasé esperando el autobús-.

Todo aquí es pequeño y todo está en venta. Existe una carretera que sube y otra que baja. Existen permisos de trabajo y expulsiones "cap allà baix". Centros de Recursos pedagógicos, pruebas de tuberculina, hospitales vacíos -para eso están las pruebas médicas que realizan para conseguir el permiso de residencia-, centros de ocio y de comercio -imposible distinguir donde empieza uno y acaba el otro-, campos de tabaco, algunas vacas, iglesias románicas, devoción a la virgen de Meritxell. Y en fin, dos valles convertidas en un inmenso duty free sin aeropuerto.

Esta es mi nueva casa.

Hoy ví un cartel comercial de unos grandes almacenes con un gran eslogan: "El 20% de tus compras son innecesarias... pero te sientan tan bien!" La verdad es que agradecí la sinceridad.

sábado, 30 de agosto de 2008

P.J. Harvey.- We Float





Suele suceder por la noche, especialmente si he salido de fiesta. Es tarde, el metro hace horas que acabó el servicio y no hay dinero para un taxi. Entonces, me coloco mis auriculares y comienzo a caminar. Son paseos largos, de hasta 40 minutos, en los que imagino que todo forma parte de una película, tal vez una secuencia descartada del montaje final de El Rey Pescador o de Lost in Translation. En esos momentos, en que la realidad se aleja y las calles son poemas de neón, mi ipod suele programar una desconocida despedida. Así pasó hace unos días cuando sonó We Float de Pj Harvey. Por aquel entonces, la decisión ya estaba tomada y así, cuando levanté la mirada, sólo alcancé a ver una ciudad conocida, amada pero también vacía y absurda.

Me voy. No abandono ni mucho menos huyo. Supongo que sabes que hace tiempo que buscaba la salida y por fin llamé a una puerta que se abrió. Andorra es el futuro y Barcelona queda atrás. Sé que puede sonar extraño cambiar esta ciudad por un pais de 464 Kilómetros cuadrados. Pero así es, cambio calles por prados, museos por institutos, recuerdos por planes de futuro.

Así que, a partir de ahora el blog tendrá un sabor diferente. Como diferente será mi vida frente a los 22 alumnos por aula del Lycée Comte de Foix.

lunes, 18 de agosto de 2008

Andrew Bird.- A Nervous Tic Motion Of The Head To The Left



De mi colección de palabras:

fatuo, tua.
Del lat. fatŭus).
1. adj. Falto de razón o de entendimiento. U. t. c. s.
2. adj. Lleno de presunción o vanidad infundada y ridícula. U. t. c. s.

fuego fatuo

jueves, 14 de agosto de 2008

Crash Test Dummies.- At my funeral



Para Ade, que me quiso y más tarde me regaló al disco.

Deben haber pasado ya doce o quince años desde aquella noche. Yo era entonces un adolescente inquieto, retraído y bastante esquivo. Nada parecía tener sentido en aquel mundo de adultos en el que entraba irremediablemente. Las chicas me ignoraban y yo quería ser un niño por siempre. Había construido un pequeño mundo imaginario y no veía ninguna de las ventajas que supuestamente tenía hacerse mayor, a excepción de poder entrar en la sala de lectura para adultos de la biblioteca del barrio. Por aquel entonces, yo escuchaba Beethoven y Brahms –Mozart me parecía demasiado ligero- y empecé a leer los clásicos de la literatura: La Celestina y, sobre todo, El Lazarillo de Tormes.

Un día, en Barbastro, un amigo me habló de los cuentos de Cortázar y de los libros de Camus. Empecé por El Extranjero, fue una lectura difícil de digestión lenta y pesada… así que me pasé a Paul Auster y luego al Coronel no tiene quién le escriba. Incluso intenté escribir unas poesías que escandalizaron a mi madre el día que las encontró. No entendía tanta desesperanza.

Debe ser por eso que al acabar uno de aquellos días, al acostarme, supe que no despertaría. Como un calambre que me recorría de la cabeza a los pies. En aquel mar de incertidumbre, apareció una isla de certeza: iba a morir aquella misma noche. Al principio, estuve muy nervioso, incluso estuve tentado de levantarme y hablarlo con mi madre, pero desistí. En cada esfuerzo que hacía por evitar ese pensamiento, la certeza se abría paso y nada podía remediarlo: moriría. Estaba paralizado. El nerviosismo inicial fue dejando paso a una progresiva calma que me permitió abrir los ojos y mirar alrededor por última vez y hacer recuento de las personas, los libros, la música, los viajes,… Finalmente, me dormí.

Al día siguiente cuando sonó el despertador, no recordaba nada. No fue hasta cruzar el umbral de casa para ir al instituto que tuve que detenerme para comprobar que nada había pasado.


I'm still young, but I know my days are numbered
1234567 and so on
But a time will come when these numbers have all ended
And all I've ever seen will be forgotten

[CHORUS]
Won't you come
To my funeral when my days are done
Life's not long
And so I hope when I am finally dead and gone
That you'll gather round when I am lowered into the ground

When my coffin is sealed and I'm safely 6 feet under
Perhaps my friends will see fit then to judge me
Oh when they pause to consider all my blunders
I hope they won't be too quick to begrudge me

If I should die before I wake up
I pray that the Lord my soul will take but
My body, my body - that's your job

I can't be sure where I'm headed after death
To heaven, hell, or beyond to that Great Vast
But if I can I would like to meet my Maker
There's one or two things I'd sure like to ask

martes, 12 de agosto de 2008

Michel Camilo.- Why Not!



Sonia habla español con un hermoso acento. Está sentada con su prima en la mesa de al lado, mientras yo espero a que Montse, que ha comido con unas amigas llegue, se tome un café y me hable de libros que son vidas y vidas que son de libro. Montse tarda en llegar pero no tengo prisa. Pido mi café y busco un cigarrillo en mi cartera. No me apetece fumar, pero Sonia fuma y es la excusa perfecta para hablar con ella. Así que me acerco, interrumpo su conversación y le pregunto si me daría fuego y una respuesta. Me mira a los ojos con curiosidad, me acerca el mechero y espera:

- ¿De dónde es usted?
- De Ecuador, concretamente de Quito. Ahora pregunto yo, ¿de dónde creías que era?
- Pues, al principio mexicana, pero su acento es mucho más suave.
- Sí, me suelen confundir.

Sonia me hipnotiza a pesar de esconder sus ojos tras las gafas de sol. Me cuenta de cuando llegó a Barcelona a estudiar farmacia, de las reuniones clandestinas encerrados en la universidad con la policía nacional a las puertas, me cuenta de su hija y de mi país, tan diferente en sus ojos que en los míos. Habla de América Latina y de las cosas deberían cambiar allí y de su esperanza en los jóvenes de hacerlo. Me atrapa con su optimismo demoledor, a pesar de los dictadores, los corazones rotos, la impunidad, los fraudes electorales, el dolor, la fuga de emigrantes, la derecha recalcitrante, la soledad…

Montse ha llegado hace ya un rato y se ha unido a la conversación. Pero Sonia se tiene que ir ya o perderá el avión. Regresa a Quito donde pasará dos meses. Quedamos en la misma plaza, seguros del azar de reencontrarnos. Así que se despide, con dos besos y, con mi permiso, uno de los mejores consejos que he escuchado últimamente: Déjate encontrar.

lunes, 11 de agosto de 2008

Wall-E


Un día de estos hará un año. Doce meses largos tortuosos y complicados, pero también cargados de pequeñas alegrías. Y he sobrevivido, de hecho, lo vivo bastante bien. Y aunque al llegar la noche, me sienta como el robot más solo del universo, estoy contento con mi vida -a ratos, claro-. 

Así que quiero darte las gracias por haberme escuchado. También al señor Steve Jobbs por inventar el Ipod y a Roger que me convenció para comprármelo, a la familia Fisher y a Marta que me los presentó, a Jaime de Arroyos [al que casi nadie conoce, pero un día os contaré de él], a todos las arqueólogas que me rodean que son muchas y buenas, a la Eli que después de muchos años me llamó y me obligó a confundirme cada viernes y domingo, a mis chicas amorosas, a Lola y Raúl [y a Ana], a Montse y a Pau [porque no fallan nunca], Samantha, a mi familia [porque nos queda mucho por hacer, pero lo estamos haciendo!], al Dani y al Jordi y a mis tíos, a Fernando, a Gilles y Jimena [porque son un amorcito], a Alfonso que me sacó a jugar a futbol, a Madrid [y toda la gente maravillosa que siempre me acoge con los brazos abiertos]. A María José, a Edith y a Víctor García [porque están muy lejos pero los siento muy cerca] A los que acaban de aterrizar en mi vida, Dayana, Leticia, Néstor. Y a los que llevan muchos años, la familia Tortosa, Víctor y Ester. A Jorge, por ser mucho más de quien debía. A la Big Band de L'Hospitalet. A mi abuela, a mi abuelo que me cuida desde allá arriba. Sin vosotros -y muchos que me dejo- no sería capaz de abrir los ojos y ver lo bueno de esta vida.

Porque es tan simple como eso: estoy vivo.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Blur.- The Universal



Apenas sintió el pinchazo, la aguja que se deslizaba hacia la vena y el suero que se reunía con el flujo sanguíneo. Un mareo leve. Bebió el vaso de agua que le alcanzó la enfermera con ansiedad, imaginando aquel líquido frío, casi marmóreo resbalando por el esófago hacia el estómago. Ahora sólo quedaba esperar, la pequeña célula recorrería su cuerpo alimentándose de su sangre, reproduciéndose, invadiendo aquel espacio y ocupándolo cada uno de sus capilares. Finalmente, alguno de sus vástagos alcanzaría el cerebro y ya nada sería igual y sería inmune a aquella realidad impuesta por el azar genético. Una nueva vida, impuesta por un juez: nueva vida, nuevos recuerdos para aquel cuerpo joven, pero enfermo social. Sentía curiosidad por conocer qué recuerdos de su antigua vida habrían decidido conservar, de qué personas guardaría recuerdo y cómo se vería la marca en el antebrazo. Sentía curiosidad, ¿cómo se siente un condenado sin recuerdos del delito cometido, ni de las causas que lo llevaron a delinquir?

Todo había empezado mucho tiempo atrás, incluso antes de nacer, cuando en un control rutinario del embarazo, sus padres habían recibido la noticia. Los niveles de dopamina eran extremadamente bajos, lo que indicaba tendencia al abuso de substancias: tabaco, alcohol, vida temeraria… Tal como les había dicho el doctor, solo era una posibilidad, otros muchos en el pasado habían llevado una vida más o menos normal sin siquiera medicación, pero en cualquier caso el departamento de medicina legal había recibido ya el informe y sería catalogado como Individuo de riesgo social. No tiene porqué ser malo, pero debe ser vigilado.

A los dos meses de nacer, le habían realizado la primera intrusión sanguínea y, desde entonces y en todo momento, el cerebro artificial de la central de policía tenía acceso total a su pensamiento, sus sentidos y sus intenciones y hacía soltar las alarmas cuando su pensamiento se disparaba hacia lugares peligrosos. ¿Cuál debe ser el criterio de peligro para la Gran Mierda de la central de policía? A lo largo de los años había aprendido a reconocerlo. En la escuela cuando sentía la rabia contra uno de sus compañeros de clase y se dirigía a él con ganas de partirle la cara por haber copiado su examen o robado a su novia, de repente un pensamiento fugitivo le atravesaba y se fijaba en su mente: una nueva idea, una nueva historia, un nuevo pensamiento que lo apartaban de su objetivo. Luego llegaba el letargo, el cansancio, la hipoglucemia y el mal humor.

Pero él jamás había delinquido. Sólo era un procedimiento preventivo. No fue hasta que alcanzó la educación secundaria, cuando ya totalmente aislado en su mundo imaginario, un profesor le sugirió escribir todas aquellas historias. Él las leería y luego podrían comentarlas. Y así, lo que había empezado como una estrategia para evitar que el adolescente cayera en el autismo inducido por el sistema, se convirtió en amistad y, también, en el primer foco de resistencia social contra el Conductismo Genético. Algunos políticos -e incluso teólogos- se habían quejado de lo que ellos llamaban una grave lesión contra la libertad individual y el libre albedrío. Otros, en cambio, habían llegado a sugerir que se indujera a algunas mujeres para que se enamoraran de estos individuos.

El problema llegó cuando la panacea de la intrusión sanguínea se empezó a extender y los criterios se hicieron más laxos. Hace unos meses se alcanzó el 30% de personas inducidas y las autoridades están empezando a toparse con el problema de los hijos de inducidos, pues nacen ya conectados a la Gran Mierda. Ahí se abrían muchísimas posibilidades, en primer lugar médicas, pero también sociales y las empresas alimentarias y de abastecimiento de agua –las verdaderas regentes del mundo- empezaron a presionar al ministerio de sanidad para aumentar los mercados.

La abolición del consumo de carne y la implantación mundial de la energía solar y eólica habían acabado con el territorio y con buena parte del medio ambiente. Las exploraciones espaciales no acababan de dar los frutos deseados y la tierra se quedabba pequeña e hipercontrolada.

Laura Veirs.- Wrecking



Corre y no mires atrás, corre. Sudas y respiras. Corre. Huyes, pero ¿de quién o de qué? Tal vez, ni siquiera lo conozcas, los monstruos son así, íntimos, cotidianos, cercanos e invisibles. Y tú prefieres huir a mirarle a los ojos Así que corres, una zancada tras otra, sin saber a donde vas: un, dos, tres, cuatro, uno, dos, tres, cuatro, oxigenas hasta perder el sentido de la realidad, sólo respiras y huyes: de tu pais, de tu casa, de los que te aman, de brazo en brazo, de beso en beso.

Pero hay algo que no sabes: los monstruos se alimentan de huidas. Chupan tu sangre y crecen, lentamente, crecen y te rodean, crecen y tapan tus ojos, juegan contigo como un gato juega con un pájaro recién caido de un árbol antes de acabar con él.

Si tan solo supieras… Hace ya varios años, Jorge me presentó a mi monstruo, al mío. La primera vez que lo ví, parecía estar loco, se movía mucho, farfullaba palabras sin sentido. Hacía tiempo que intuía su existencia, pero jamás lo había conocido. Yo estaba aterrado, pero luego reuní el valor para mirarle a los ojos y pedirle que me dejara en paz. Al principio se quedó sorprendido. El creía que jamás me enfrentaría. Así que me quité mis zapatillas, y descalzo avancé hacia él, primero con rencor. De cerca tenía el aspecto de un niño asustado, enfadado por tener que seguirme en todo momento, en sus manos llevaba una cajita llena de pasado y de dolor que me lanzaba sin cesar. Le grité que dejara de hacer eso, cosa que le divirtió mucho y que, desde luego, continuó haciendo. No fue hasta que, desnudo, me senté ante él, cuando me invitó a conocer su casa, que no es otra que mi vida.

jueves, 3 de julio de 2008

Marvin Gaye & Tammi Terrell.- Ain't No Mountain High



Has jugado alguna vez a darle la vuelta a tu día? Quiero decir, hay mañanas que no me sacarías de la cama ni prometiéndome una bandeja de ternasco para mí solo. Me despierto lentamente, sopesando las diferentes opciones, intentando recordar las cosas que debo hacer, buscando las energías  y las ganas de hacer algo. El reloj no deja de tocar cuartos, medias, tres cuartos... Poco tiempo después, mis pies se empiezan a mover nerviosos, ya están despiertos y quieren sentirse útiles, así que me dejo llevar por ellos hasta la ducha, donde planeo mi actividad para el día recién estrenado. 

Y entonces, es cuando decido darle la vuelta al día: ponerlo del derecho al revés. Aferrarme a las cosas pequeñas y exprimirlas al máximo. Así fue hoy. 

Así que me senté en la terraza -otra de las grandes ventajas de regresar a casa de mis padres- y leí las últimas páginas de "A Sangre Fría" de Capote:
Nancy hubiera podido ser una jovencita igual.
Se fue hacia los árboles de vuelta a casa dejando tras de sí el ancho cielo, el susurro de las voces del viento en el trigo encorvado.

Las leí varias veces, saboreándo los sonidos, una y otra vez, como el último sorbo del café. 

Me calcé y bajé por un café. Tenía también un par de encargos. Ya en la barra del bar, me siento ante mi café con leche, sin azucar. Ya no recuerdo porqué dejé de tomar azucar con el café, pero el trago amargo me hace sentir viva la voluntad en una intensa mezcla de triunfo y disciplina. Si además, en el bar en cuestión sostengo un cigarrillo en la mano derecha y suena Marvin Gaye y Tammi Terrell, el momento se convierte en memorable [nota mental: el batería de Ain't no mountain High se merece el cielo, por ese redoble en los segundos tiempos alternos... qué maravilla contar compases y disfrutar del sonido de las baquetas contra la caja! mientras te enteras que Maceo Parker actuará en tu ciudad!].

Y entonces el día toma un ritmo imparable, sobre todo si en el horizonte tienes una comida con mi abuela y una cita con Julio para ver la última película de Greenaway.

lunes, 23 de junio de 2008

Gravenhurst.- The Diver



Por suerte, mis sueños son fugaces y transparentes. No soportaría tener esos sueños complicadísimos, paraiso de psicoanalistas. Yo sueño poco y normalmente, no llegan a sobresaltarme o, incluso, a hacerme despertar. No suelo recordar mis sueños.

Hoy, excepcionalmente, me sorprendí soñando con ella, o mejor dicho, con su recuerdo. Soñé que la recordaba y que frente a un espejo, lloraba, pateaba y maldecía mi mala suerte. [Nota: también recuerdo haberme visto reflejado con una buena mata de pelo en mi cabeza]. Pero el punto álgido no era pensar en ella, no era el dolor del amor perdido, o el orgullo herido. Me desperté enfadado por haber roto el compromiso que contraje hace ya tiempo: no llorar por ella.

martes, 17 de junio de 2008

Santana.- Black Magic Woman



Personaje #1; C/ Caspe, frente a los jesuitas

Tiene mi edad y se sabe hermosa. Vestida de torbellino, camina ligera mirando el suelo para no mojar el vestido en los charcos. Para no mojar el vestido y para no ver que la miro. Descaradamente, sin gafas de sol como las suyas, la miro: el pelo rizado y oscuro, el vestido sin mangas, la mano que levanta levemente el vestido para no tocar el suelo.
Camina ligera, con su vestido largo, tal vez demasiado largo, hacia quién sabe donde. Segura de no querer verme.

martes, 10 de junio de 2008

Tuxedomoon.- Desire



Cuando te des cuenta, si lo llegas a ver, será demasiado tarde. Los dulces vientos de libertad que crees vivir y que ahora te envuelven se habrán tornado humo. Tu boca llena de confusión no podrá siquiera elegir las palabras y ya nadie querrá escuchar tus gritos ahogados en aquel humo. Sólo entonces, empachado de fingida juventud, tal vez entonces, te atrevas a asomarte a tu vacío.

Porque llevas años corriendo tras deseos sucesivos, incumplidos, frustrados. Todo lo quieres aquí y ahora: Hoy sí, mañana quién sabe. Todo es humo que escapa de tus manos y no importa siquiera si lo conseguiste atrapar o no. Deseas, porque no sabes disfrutar otra cosa. Y, como tantos otros [y otras] solo te sientes vivo sobre esa nube de humo.

Tú única lucha es seguir seguir deseando, incapaz de reconocer el lugar que ocupas, ni el daño que provocas, sin tiempo para ver que luchaste por la posibilidad y perdiste las oportunidades.

Y lo peor es que no vas solo. El mundo va contigo. Esta humanidad parece haber cambiado sus metas por una zanahoria atada a un palo, y todos nos apresuramos hacia ningún lugar, desde donde añorar un presente que no vivimos.

lunes, 2 de junio de 2008

Carmen París.- En mi pecho



Yayo Lorenzo cazaba conejos. En otoño, de buena mañana, con la escopeta y el zurrón a la espalda salía a buscar los cados. Les metía el hurón y esperaba. La escopeta en el hombro, el cigarro en la boca. Esperaba la salida del conejo por otra salida del cado, no muy lejos, bajo las oliveras, esperaba, preparaba el disparo y fumaba.

Yayo Lorenzo presumía de una salud de hierro. Sólo una vez había ido al médico y juró no volver. Se sentía fatigado, le dolía la riñonada y le costaba respirar. Se hacía mayor y el médico le preguntó si fumaba: respondió que sí. Debía dejarlo. Fuma demasiado, al menos redúzcalo. Yayo se resistía.

Le propongo algo, ¿qué le parece si, de momento, fuma tabaco de liar? Así, mientras lo lía, se entretiene y, en definitiva, fuma menos.

Le gustó la idea. Fue al estanco y compró el tabaco y el papel. Las primeras veces prensaba demasiado, le costó encontrar el gesto, pero le gustó el sabor. Repitió.

Yayo recuperó la salud igual que la había perdido, o tal vez se acostumbró a la fatiga. No volvió al médico. Fumaba igual pero dormía un poquito menos, media hora menos. Cada noche, frente a la estufa, se quedaba liando los cigarros que se fumaría al día siguiente esperando a los conejos.

viernes, 30 de mayo de 2008

Fats Waller.- Honeysuckle Rose


Si te gusta Michel Gondry o Fats Waller, o ninguno de los dos. O te gustan las pequeñas superproducciones, el cine en color y en blanco y negro. Si no quieres elegir entre cine de autor y cine de acción [o comedia]. Si no te importa ver cine independiente con final dulce.

Rebobine, por favor no es la mejor película de Gondry [creo yo]. Pero tiene un grandísimo sentido del humor [yo me reí mucho, y Marta puede dar fe de ello], los actores están francamente bien: desde Danny Glover a Mos Def, Mia Farrow o, Jack Black, que está empezando a convertirse en una garantía [dejo de lado Nacho Libre  con premeditación y alevosía], al que hay que sumar algún cameo que no voy a desvelar porque a mí también me gustó la sorpresa. 

El universo visual Gondry parece no agotarse, aunque en esta ocasión la historia cojea. De cualquier forma, me lo pasé muy bien y valió mucho la pena.

martes, 27 de mayo de 2008

Radiohead.- Fake Plastic Trees



No hay lugar más triste que un supermercado. Detrás de un carrito, los nuevos solteros se reconocen no comprando los yogures, o el queso que gustaban a su ex. Todo son recuerdos: frutas y verduras, el aroma del champú, el cepillo de dientes.

Llegas a la sección de licores, situada estratégicamente en el corazón del super para dar aliento y tomas una botella de vino. O de cerveza. Porque te apetece y sabes que él (o ella) no le hubiera gustado. Y sonríes, has matado un fantasma. Igual que cuando decidiste volver a beber leche entera y desterrar la semidesnatada, introducida en tu dieta como acuerdo de dos posiciones irreconciliables. Y te crees fuerte. Y te encuentras con otros nuevos solteros y les sonríes. Estás ganando y les invitas a vencer. Hasta que llegas a la sección desayuno y te vuelves a topar con el muessli que le gustaba y las mañanas que tú disfrutabas.

Y al final, pasas por caja. El carrito sigue vacío o semi vacío. ¿Para qué comprar más? Y te preguntas si ese es un intercambio justo y te preguntas de nuevo porqué cogiste un carro tan grande. Al llegar a casa llenas la nevera y no acabas de ver el día que puedas llenar tu corazón.

viernes, 23 de mayo de 2008

Suzanne Vega.- Tom's Diner



Entro en el bar, me siento en la barra y pido un café. Sin azucar. La leche natural, por favor. Aparto el cenicero y se lo paso al hombre de mi izquierda que aprovecha el gesto para sonreir en busca de un aliado. Tengo tiempo y me gustan las personas mayores. Haces bien en no fumar. Bueno, lo intento. El café discurre rutinario mientras el hombre me explica su historial médico, someramente. Churchill opinaba que dejar de fumar era de lo más sencillo, que un hombre como él lo había hecho miles de veces, observo. Mi reciente amigo fumador no me escucha, soy el público de los ocho kilos que ganó cuando dejó de fumar y de cómo los ganó de nuevo cuando volvió a fumar. Habla y habla mientras se ahoga en la corriente de mi café. Me despido en el preciso instante que se empieza a hacer pesado. Pago y me despido. Vivir mata.

jueves, 22 de mayo de 2008

Vincent Delerm.- Natation synchronisée



Lo sé, tal vez sea excesivo. Pero me lo estoy pasando muy bien. Y aunque intento ser disciplinado, no encuentro tiempo ni algo sobre lo que escribir. Así que nada, Natación Sincronizada.

sábado, 17 de mayo de 2008

Joy Division.- Dead Souls



Temo a la muerte. Así lo dijo. Yo la miré desconcertado: querrás decir que tienes miedo a morir. Temo a la muerte, repitió. Y como la mayoría de miedos ajenos, aquel temor se me hizo absurdo y además, viniendo de ella, presuntuoso.

Le respondí que a mí me mata pensar que alguien pueda negar por miedo a afirmar, actuar por miedo a pensar, amar por miedo a la soledad. Y que, en fin, la muerte era un lugar extraño para esconder el miedo a vivir.

jueves, 15 de mayo de 2008

Antonio Machín.- Dos Gardenias



Para yayo, que siempre amó esta canción

Yo nunca había recibido un mensaje así. Sí es verdad que a veces recibo señales: nada espectacular, un comentario furtivo en el metro, un encuentro, un texto en un diario, una canción... Creo en ellas, con reservas pero creo. Pero en días como hoy, uno acaba por reírse. Porque si lo tomara en serio, estaría roto.

Y es que la vida tiene estas ironías. No me parece normal que después de quedar con Montse y explicarnos la vida en una madalena y café con leche, me llame la abogada de mi divorcio para citarme mañana. Y lo que parecía iba a ser un mar de lágrimas se tornó en la calma del trabajo bien hecho. Y mis ojos fueron soles, mi puño juramento y la plaza perfume de gardenias. A veces dios es un poco cabrón, pero hay que reconocer que tiene sentido del humor.

Dos gardenias para ti,
con ellas quiero decir
te quiero
te adoro
mi vida
Ponles toda tu atención
que serán tu corazón
y el mío

Dos gardenias para ti
que tendrán todo el calor
de un beso
de esos besos que te di
y que jamás encontrarás
en el calor de otro querer.

lunes, 12 de mayo de 2008

Penguin Cafe Orchestra.- Perpetuum Mobile



Mi particular Callejón del Gato no se encuentra en Madrid. Mi espejo más fiel son los que me rodean, entendiendo esta expresión mucho más allá de la estrechez geográfica que denota.

Este fin de semana, vi mi dolor en sus ojos y en sus actos. Reconocí en sus manos mis miedos y mis aciertos, mis amores y desengaños, mis tormentas y mi escasa calma. Fue intenso y hermoso [doloroso a ratos]. Pero también fue la oportunidad para rescatar mi naufragio. Por unos días, dejé mi isla y la palmera para ayudarles, olvidé mis miedos y la autocompasión para ir a la fiesta de Lola [desde aquí mi agradecimiento para Raúl], y reconstruí los puentes con mis padres.

Devolví algunos favores, hice cuentas con el universo y saldé algunas deudas.

Hoy lunes, intento recordar lo aprendido, vivir mis palabras y creerme mis consejos [que son más suyos que míos].

Al fin, que alguien dijo que la madurez no es otra cosa que conseguir equilibrar pensamiento, sentimiento y acción.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Einstürzende Neubauten.- Nagorny Karabach



No es su mejor canción. Y hoy no la tocaron. Blixa estaba teñido de ruido con sus pies desnudos sobre el escenario y lo disfruté. Me gustaron mucho y, por ello, les debo otro gran favor a Marta, Álvaro, David y Gádor.

lunes, 5 de mayo de 2008

Café Tacvba.- Chilanga Banda



El taxista me contestó asombrado:
-Fíjese que para no ser usté mexicano, habla muy bien español.

Antònia Font.- Extraterrestres



Lo he leído en La Contra de La Vanguardia. Sólo es un fragmento, si quieres te la paso entera en PDF.

Es Joan Miquel Oliver, compositor y cantante de Antònia Font.

Todos somos marcianitos, ¿no?

Todos tenemos diferentes roles: yo no soy el mismo en el escenario que en casa, ni contigo que con mis padres...

Lo decía Borges: "Soy mil hombres...".

Ahí Borges se tiraba el rollo: ¡mil hombres! Eso no sé, pero cinco o seis, ¡seguro que sí!

¿Quién le gustaría ser un ratito?

Mick Jagger: ¿cómo debe de ser eso? ¡O Juan Luis Vermal, mi profesor de metafísica en la universidad! Pero creo que entonces me estallaría la cabeza en cinco minutos.

¿Y eso?

Aquel hombre podía tirarse dos horas hablando de Heidegger con aquella profunda voz... Yo, fascinado, no entendía nada, y me preguntaba cómo sería tener todo eso en la cabeza y entenderlo... ¡Seguro que me saltarían los ojos del cráneo!

¿Estudió usted Filosofía?

Sí, en COU vi que cada filósofo desmentía al anterior y proponía otra visión. Y quise descubrir la más completa y convincente.

¿Y qué verdad descubrió?

Alcancé la respuesta de que no hay respuesta. Por eso hoy soy un escéptico. Porque vi que todos quieren tener razón..., y eso lleva a tachar de imbécil al otro. ¡Ah, pues entonces no me interesa la razón! He aquí el problema de la ciencia: que se impone como verdad única, ¡es tiránica!

¿Conclusión?

Si yo digo: "Mi patria son los ordenadores Spectrum", ¿por qué no asumirlo sin pensar que soy un frívolo o un idiota? En fin: nadie entiende a nadie. De hecho, ¡cuesta entenderse a uno mismo! Seguramente, hago lo que hago para ver si me entiendo.

¿Cuándo empezó a componer?

Mi padre era músico profesional, tocaba en hoteles de Mallorca. Cuando un día me planteé aprender a tocar la guitarra, ¡descubrí que ya sabía! Jugaba con instrumentos...

¿Siempre quiso dedicarse a la música?

Fue al ver que las paridas que inventaba generaban dinero. Yo lo hacía por ganas de hacerlo, sin propósito profesional. ¡Es que no sé hacer más que lo que me gusta hacer en cada momento! Y aquí estoy.

¿Da mucho placer estar sobre un escenario ante gente que te adora?

La verdad es que eso te vuelve gilipollas. Estaba en el Liceu tocando... y a la cuarta canción tuve que decirme a mí mismo: "¡Céntrate, tío!", porque no estaba concentrado en la música, sino tocando automáticamente y absorto en la cantidad de gente que veía allí.

¿Qué es lo mejor de ser artista?

Que haces lo que te da la gana sin grandes peligros. Si a un arquitecto juguetón se le cae una casa, ¡muere un montón de gente! Yo puedo jugar... ¿y qué arriesgo, eh? Como mucho, que nadie me haga caso... Bah.

jueves, 1 de mayo de 2008

Tom Jobim.- Samba de una nota só



No estamos tan lejos de los seres unicelulares. En mi caso, la proximidad es exasperante. Mi existencia parece discurrir en una cuerda en tensión entre el instinto de supervivencia y la mitosis. A duras penas alcanzo el primero, del segundo mejor no hablar. Me alimento, me relaciono con mi entorno, me comunico y reacciono ante el estímulo. El menor cambio en mi hábitat conlleva un aumento de estrés desproporcionado. Una racha de viento a mi favor llena mis velas del vano anhelo reproductivo y del deseo de colonizar el planeta con mi semilla. Durante esos días todo es felicidad.

Luego llega la resaca, el cansancio, la imposible labor de levantarse de la cama, los pensamientos recurrentes ya superados. La escritura automática. Esta ha sido mi semana. Así que he decidido no hacerme excesivo caso, tal vez así, llegue a un estado de equilibrio inmerso en mi charca calentita, lejos de los pensamientos depredadores.

Quiero aprovechar este breve espacio para desearle todo el mal posible al argentino que durante la última fiesta, se llevó con él, además de la chica que me gustaba, mi autoestima unicelular.

Pd.- ¿conoces alguna academia de ligue? A ser posible con prácticas en empresas.

lunes, 28 de abril de 2008

Déportivo.- Les Bieres aujourd'hui s'ouvrent manuellement



Lunes firmé el divorcio [1ª parte]
Martes me preguntaron si el miércoles pasaría a recoger mi premio.
Miércoles toqué con la Big Band y me fui a celebrar el cumpleaños de Gilles. Mi madre fue feliz recogiendo el premio y sintiéndose orgullosa de su hijo. Lo que me contó [con todo lujo de detalles] el jueves.
El viernes, canelones. Fuimos a ver fotografías hermosas y nacieron hermosos proyectos.
El sábado me desperté con ganas de correr, de despertar, me calcé mis zapatillas y me fui. Le dimos el regalo a Lía y, de noche, me presentaron a Déportivo.
El domingo, tras años de persecución, toqué el saxo con Eli y todo fue hermoso.

Gracias por esta semana. Brindo por ella, con cerveza [bien sûr!]

Pd.- Están locos estos galos!




viernes, 25 de abril de 2008

Frank Sinatra.- It was a very good year



No nos engañemos, 1966 no fue un año muy bueno para Sinatra. El swing era música antigua, Elvis era música antigua, los Beatles habían arrasado Estados Unidos el año anterior. Tenía 54 años, su estrella caía y su vida personal se derrumbaba.

A principios de año, Sinatra busca refugio en un hotel de Las Vegas y se reúne con un viejo amigo: Count Basie. Basie era un pianista de probada reputación, dirigía su propia orquesta desde 1952 y había conseguido colocarla entre las mejores del momento, compitiendo con Nelson Riddle, Billy May o incluso Duke Ellington. Le llamaban el Rey del Swing. Ya había grabado dos discos con Sinatra, pero nunca en vivo. Por aquel entonces, Basie se hacía acompañar por un joven muy prometedor llamado Quincy Jones.

Y allí, en el Hotel Sands, en dos sesiones, 26 de enero de 1966 y 1 de febrero de 1966, Sinatra y Basie hicieron renacer la magia. Sinatra canta entre amigos, bromea con el público, lo pasa realmente bien... La orquesta, perfectamente engrasada, se adapta a la voz con precisión milimétrica: se persiguen y se encuentran en una conversación que recorre el repertorio clásico de Sinatra: Come Fly With Me, I've got you under my skin, I've got a crush on you, One For My Baby (And One More for the Band) se suceden ante el entusiasmo del público, pero también canciones nuevas como September of my years o It was a very good year. Sinatra canta las de siempre como nunca, "Nada ha cambiado" parece proclamar. Pero el mundo estaba muy lejos de Las Vegas, y Sinatra y Las Vegas parecían estar muy alejadas del mundo.

1966 quedó lejos de ser el mejor año para Sinatra, pero "Live at the Sands with Count Basie" sigue siendo uno de sus mejores discos.

Peter Gabriel & Youssou'n Dour.- Shakin' the tree



Por petición popular femenina, hoy cambio de color. It's woman's day.

Aquella semilla todavía yace en el fondo del pozo. Y parece que desde aquellos días no ha hecho más que crecer y fructificar.

Yo no quería ganar. Sólo quería tener posibilidades. Entonces yo tenía 14 años. Era el final del verano y Barbastro se arremolinaba alrededor de la Feria de Maquinaria Agrícola (FERMA). Mi abuelo había conseguido invitaciones para él y para yaya. Los niños entrábamos gratis, así que nos pasabamos allí todo el día. Tenían aire acondicionado y siempre caía algún regalo en forma de caramelo, bollo de pan o queso. Además, yo acababa de descubrir un nuevo objeto para mi deseo con un 20% de descuento siempre que mi padre me la comprara durante la feria: la Honda Vision.

Hartos de ver correr tanto niño por el interior del recinto ferial, los organizadores propusieron un concurso de dibujo con dos categorías: hasta los 13, 14 o más. Eso nos mantuvo quietos un par de días. Al tercer día, yo ya imaginaba la cantidad de jamones que regalarían al ganador o el tractor que compraría con el premio. Y quería ganar. Así que el día que entregué el dibujo cambié la fecha de mi nacimiento. De repente, había nacido el 17 de diciembre de 1977, tenía 13 años, entraba en la categoría inferior y mi hermana había nacido un mes y un día más tarde que yo.

Al cuarto día, yo ya había olvidado los jamones, el tractor y la trampa. Pasé horas pensando cómo convencer a mi padre para que me comprara la moto. Así que cuando llamaron a mi abuela diciéndole que mi hermana había ganado el segundo premio, no me sorprendió. A los cinco minutos llamaron preguntando por mí: había ganado el primer premio. Ahí sí me sorprendí. Mi hermana, que estaba al lado de mi abuela, se enfadó. Mucho. Mi abuela hizo ver que no se enteraba de nada. Nos vistió como dos angelitos (uno de ellos seguía enfadado) y nos llevó a la entrega de premios. Yo no sabía si delatarme o bailar. Así que seguí bailando.

Entregaron los premios. El cuerpo del delito se mostraba públicamente en presencia del alcalde y las damas de honor de las fiestas. Nadie se enteró. Todo quedaba en familia. Yo estaba muy nervioso. Sonó mi nombre y subí al escenario. Pasé frente a mi hermana -que ya tenía su premio y seguía muy enfadada-. No había forma de escapar. Me entregaron el premio y bajé corriendo con mi abuela. Eran libros amargos. Eran libros de culpa. No eran jamón, tractor, ni moto. Eran mi hermana enfadada. Pero había ganado.

martes, 22 de abril de 2008

Cream.- Sunshine of your love



Primero llamaron por teléfono, luego confirmaron por mail. En resumen me comunican que:

Estimado Sr. Iglesias

Comunicarle que ha resultado ganador de la mención especial en el concurso de relatos cortos de TMB

Por ello en primer lugar quisiera darle mi más sincera enhorabuena.

A continuación paso a detallarle los detalles del evento que realizaremos mañana día 23 de Abril:


FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, FIESTA, !!!!!!

Y como siempre, todo llega cuando menos lo esperas. Mañana a la misma hora me he comprometido a estar en la Rambla Just Oliveres para tocar con la Big Band. Y allí estaré. Será mi madre la encargada de recoger el premio. Siempre que no llueva, lo que me daría la oportunidad de recogerlo en persona: Voy o no voy, voy o no voy. Cara o cruz. Luna o sol.

No ganaba un premio desde hace años, entonces hice trampas en el concurso de dibujo de la Feria Agrícola de Barbastro. Dije tener un año menos para entrar en la categoría de los niños. Hoy gané.

¡¡Gané Gané Gané!!

¿No todo iban a ser malas noticias, no?

Puedes leer el texto aquí

George Brassens.- Jeanne



Hoy me sorprendí ante una mesa, con un café, chocolate y un cigarro. El sol en la cara en casa de Lía me hizo ver cuántos y lo buenos que son mis amigos.

Otis Redding,- Mr Pitiful



Adoro a este hombre

viernes, 18 de abril de 2008

Credence Clearwater Revival.- I put a spell on you



El lunes se romperá el hechizo. Tu poder acabará [por fin]. Y sé que al ponerle nombre, te creces y tu sombra me amenaza. Pero no me importa. El lunes empezará su agonía. Firmaré que ya no te espero. Y mentiría si dijera que no duele, mentiría si dijera que no me importa. Pero ya no quiero esperarte más.

Y me gustaría poder decir que tengo un nuevo amor, que amo de nuevo. Quiero que sepas que aunque lo he intentado con todas mis fuerzas, no pude, porque aún no puedo, pero ese día pronto llegará.

Pau, fuiste el amor de mi vida hace años pero el lunes serás recuerdo, un hermoso error del que no me arrepiento, pero pasado. El lunes se acaba el conjuro, porque así lo quisiste, porque así lo quiero. Y brindo a tu salud, con una sonrisa.

Adios, Paula.

La versión de Nina Simone


The Animals [from UK!]


Y el autor, Screamin' Jay Hawkins

martes, 15 de abril de 2008

Celia Cruz.- La vida es un carnaval



Cómo dejar de quejarse


Tal vez el paso más importante para dejar el hábito de quejarse es desconectar del comportamiento no deseado de tu identidad. Un error común que cometen los "quejosos" crónicos es identificarse con los pensamientos negativos que pasan por sus mentes.

Una de estas personas podría llegar a admitir que es responsable de sus pensamientos, pero que no sabe cómo detener sus pensamientos negativos". Lo que parece un paso en la dirección correcta y, en cierta manera sí lo es, pero también es una trampa. Es bueno asumir la responsabilidad de tus actos, pero no quieres identificarte con esos pensamientos hasta el punto de que acabas quejándote de ti mismo y sintiéndote aún peor.

Una afirmación sería: "Reconozco que esos pensamientos negativos pasan por mi mente, pero esos pensamientos no son míos. Conforme mi conciencia se desarrolla, puedo suplantar esos pensamientos con aternativas positivas". Tú tienes el poder de reconducir tus pensamientos, pero el truco es mantener tu conciencia lejos de las arenas movedizas de la culpa. Debes darte cuenta que esos pensamientos flotan por tu mente, no son tu identidad. Tú eres el torrente de conciencia conductora por la que ellos se dejan llevar.

Condicionantes mentales
Aunque tú no eres tus pensamientos, si repites el mismo pensamiento una y otra vez, ellos condicionarán tu mente. Es más apropiado decir que nosotros nos convertimos en nuestros pensamientos dominantes, pero creo que eso sería llevarlo demasiado lejos.

Piensa cómo la comida que comes condiciona tu cuerpo. No te vas a convertir en la próxima comida que comas, pero la comida va a influir tu fisiología, y si comes siempre lo mismo, ellos tendrán un impacto mayor en tu cuerpo. Tu cuerpo anhela y espera siempre los mismos alimentos. Sin embargo, tu cuerpo sigue siendo distinto y separado de los alimentos que ingiere, y tú eres libre de cambiar lo que comes, lo que gradualmente reacondicionará tu fisiología, según las nuevas aportaciones.

Por eso el pensamiento negativo es tan adictivo. Si tus pensamientos son siempre negativos, condicionas tu mente a esperar e incluso anhelar esas aportaciones negativas. Tus neuronas aprenderán a predecir la recurrencia de los estimulos negativos. Prácticamente te convertirás en un imán de negatividad.

La trampa del pensamiento negativo
Esta es una situación difícil de esacapar, porque se autoperpetua, como todos aquellos que están varado en los pensamientos negativos conocen demasiado bien. Tus experiencias negativas alimentan estos pensamientos y atraen más experiencias negativas.

Realmente, la mayoría de personas que entran en este patrón jamás escapan en toda su vida. Así de complicado es escapar. Aunque luchen contra su propia negatividad, ellos siguen identificándose con ella de forma inconsciente. Si te castigas a ti mismo por ser demasiado negativo, simplemente estás reforzando este patrón, no rompiéndolo.

Creo que la mayor parte de personas atrapadas en esta trampa se quedarán en ella, hasta que no experimenten una elevación de su conciencia. Deben reconocer que se encuentran atrapados y que contiunar la lucha contra su negatividad mientras se identifiquen con ella, es una batalla que jamás vencerán. Piensa en ello. Si machacarte por quejarte demasiado fuera a funcionar, no habría funcionado hace ya mucho tiempo? Estás más cerca de alguna solución desde que te has metido en este plan de ataque?

En consecuencia, la solución que más me gusta es dejar la lucha y rendirse. En lugar de resistir el atque de la negatividad, sé consciente de ella y acepta su presencia, lo que realmente tendrá el efecto de elevar tu conciencia.


Me encantaría traducir más, pero no me apetece y tengo que enviar muchos currículums! Si quieres, puedes leer el artículo completo [en inglés] aquí

Regina Spektor.- Ode to divorce


Tenía piernas bonitas [dos] y una mirada dulce que, a veces, escondía detrás de unos rizos oscuros, a veces rojos. Sus manos guardaban la sabiduría, sus caderas eran la cárcel de mis ojos.

Nuestro amor murió [sin matar, como diría Sabina], o al menos el suyo. Yo le guardo un rinconcito en el desván de mi corazón, en una hermosa caja dorada llena de fotos, anillos, billetes de tren y un juego de las llaves del piso que empezamos a comprar.

El lunes empezamos a firmar el divorcio. Es lo que ella quiere. Y tal vez sea lo mejor. Probablemente. Así que mejor sonreir, estoy vivo para recordarla. Son muchos meses ya de tristeza, de llanto y de intentar retener la esperanza. No ha lugar.

Hoy, por primera vez, serenamente, puedo mostrar media sonrisa mientras escribo "divorcio". Pero es a ella a quien le gustaba Regina Spektor.

domingo, 13 de abril de 2008

The Arcade Fire.- Ocean Of Noise


Hoy se cumplen cinco años de mi boda en la playa.

Dices que quieres cambiar el mundo,
y ni siquiera sabes quién eres,
Cómo esperas cambiar nada?
Si ni siquiera sabes cambiar? [o amar]

Te di la luna y mis pocas estrellas,
te regalé mi vida
y me dejaste sin ellas.

Y yo sigo aquí,
esperando al amor que vuelva.
Incrédulo ante la evidencia
de que no volverás.

I WANT MY FUTURE BACK!

viernes, 11 de abril de 2008

Kevin Shields.- City Girl



No he querido cambiar las normas antes de escribir este post, por ello lleva por título el autor y el nombre de la canción, sin embargo, ahí donde lees Kevin Shields.- City Girl, y donde también podrías leer Lost in Translation deberías leer, Autobombo [Vil].

Y es que resulta que me he presentado a un concurso de relatos cortos para TMB. Es un texto que ya publiqué antes en un blog... pero como me quedó resultón, pues lo he enviado. No quiero ser suplicante, pero léelo aquí

lunes, 7 de abril de 2008

Los Panchos y Eydie Gorme.- Sabor a mí



Hoy la viví en el Elèctric y sentí que aquella chica cantaba mi sentimiento.


Tanto tiempo disfrutamos
de este amor
nuestras almas se acercaron
tanto a sí
que yo guardo tu sabor
pero tú llevas también
sabor a mí.

Si negarás tu presencia
en mi vivir
bastaría con abrazarte
y conversar,
tanta vida yo te dí
que por fuerzas llevas ya
sabor a mí.

No pretendo ser tu dueño
no soy nada, yo no tengo vanidad,
de mi vida doy lo bueno
soy tan pobre que otra cosa puedo dar

Pasarán más de mil años,
muchos más,
yo no se si tenga amor
la eternidad
pero allá tal como aquí
en la boca llevarás
sabor a mi.

viernes, 4 de abril de 2008

The Clash.- Should I Stay or Should I Go

Señores y señoras, creo que llegó el momento de tomar una decisión. ¿Debo irme y aborrecerlo? o ¿quedarme con las ganas? La balanza se decanta claramente del lado de la huída, pero sólo por ponerle ese nombre ya me dan ganas de quedarme...

En fin, y de cualquier forma, tenemos que quedar para ver la película sobre Joe Strummer, ¿no?

jueves, 3 de abril de 2008

Lily Allen.- LDN



Yo estaba buscando una canción primaveral para dedicarle a mi padre. Hoy es su cumpleaños. Tal vez April come She will. Es una buena opción, a él siempre le gustaron. No sé si todavía conserva aquel cassette de 60 minutos en el que Simon & Garfunkel, suaves, tranquilos, conciliadores... compartían espacio con ABBA.

[Nota: Jamás he podido saber porqué mi padre no soporta la idea de "Forward": pasar rápido aquellas fragmentos que no le gustaban para llegar directamente a lo que quería escuchar, evitando Waterloo, Chiquitita, Fernando y el consiguiente daño cerebral en mi tierna infancia. O tal vez le gustara ABBA...]

En fin, que yo estaba buscando April come She will y, por el camino me he topado con esta Lilly Allen en bicicleta. Cautivo de mi fetichismo [pocas cosas superan la visión de una mujer en bicicleta], he cambiado de idea y aquí te presento el video de LDN, con maravillosas vistas de Londres.

martes, 1 de abril de 2008

Elizabeth Cotten.- Freight Train



El hombre se sentó con esfuerzo frente a mí. El traqueteo acercaba la misión a lo imposible, mientras la voz metálica anunciaba la siguiente estación. Ya sentado, el bastón colocado entre dos perneras grises impecablemente planchadas sostenía un corazón perdido.

Sus ojos parecían dudar qué recuerdos evocar. Una lágrima.

Dos estaciones más tarde se levantó, cabizbajo. Me dejó el corazón en clamoroso silencio, con la vergüenza de saber que no era digno de aquella ventana a su alma.

lunes, 31 de marzo de 2008

Al Green.- Tired of being alone



El crujir de la cabeza contra la bota le recorrió todo el cuerpo. Ese sonido se transmitía por todos y cada uno de sus músculos, con una mezcla de asco y orgullo. El vil insecto yacía inerte ante sus ojos, pero sobre todo, había encontrado la prueba irrefutable. El crimen se hacía patente. La cucaracha movía aún sus patas mientras él imaginaba con todo lujo de detalles la futura representación. Sería en la sala, cuanto antes. El cuerpo del delito, ya desaparecido, podría así magnificarse en la imaginación de cada uno. Él, erigido en fiscal abriría la sesión con la exposición del caso, las acusaciones de desorden y malos olores, las conclusiones y la petición de condena.

El acusado, estupefacto, recibiría el mensaje con enojo y probablemente, trataría de defenderse de forma violenta y ruin, sacando a la luz antiguas pruebas de su inocencia, lanzando miradas acusadoras a los presentes.

No fue así, el auto de fe transcurrió con total calma, ya no me importa arder en la hoguera. Y es que no tiene sentido clamar la inocencia cuando uno se sabe condenado, por muy inocente que uno sea [que tampoco es el caso]. Mi conciencia está tranquila. Pero cada día que pasa tengo más claro que necesito un nuevo lugar donde vivir. ¿Sabes de alguno en Barcelona?